Adiós viejo amigo

Esta nevera, fue mi nevera de soltera. Estuvo conmigo en el comienzo de mi nuevo proyecto de vida, después de mi divorcio. Pues sí, soy una mujer divorciada… ! Arnaud es mi segundo marido. La primera vez, tenía 19 años. Era jovencita, inocente, blablabla… Un capitulo de mi vida que duró 3 años. A los 23 años, vole sola, por primera vez en mi vida. Me busque un pisito, cerca de Barcelona y volví a empezar. Me compré varios electrodomésticos de segunda mano. Nuevos, pero con una pequeña tara. Invendibles en los comercios convencionales y tesoros en los comercios alternativos. Unos años más tardes, conocí a Arnaud. Juntos, nos mudamos varias veces y esta nevera nos siguió en todas nuestras aventuras, hasta la última. Hoy, mi nevera ha muerto. Justo ahora que el cambio de vida es radical y planeamos nuestra nueva cocina, con nuevos electrodomésticos. Es cómo si hubiera esperado a que estuviéramos listos para irse. Que bonito, no?

Mi vieja nevera ha fallecido. Cuando nos conocimos, era soltera. Después llegó Arnaud y me vio convertirme en mamá de una, de dos y tres niños. Mi nevera de soltera, se convirtió en nuestra nevera familiar. Es un poco raro cogerle cariño a una nevera, no? LOL. Nos fue muy útil durante todos estos años y se merecía un «entierro» digno. Pero, cómo deshacerse de ella de forma correcta ? Reciclar, para nuestro planeta, para nosotros. Un electrodoméstico es un residuo a parte. Puede ser muy contaminante. Por supuesto, jamás tirarlos en nuestro container de basura habitual. Mucho menos en el campo o en la calle (parece obvio y aún así, todos hemos visto alguna vez algún electrodoméstico en estos sitios).

Hay varias maneras de «liberar» nuestros viejos aparatos eléctricos. Si todavía funcionan, les podéis dar una segunda vida, haciendo un donativo a Cáritas por ejemplo. No conozco muchos organismos en España dónde poder reciclar los electrodomésticos, pero seguro que hay más de uno. Si están totalmente acabados, siempre están los puntos limpios. Estos organismos, favorecen el empleo y contribuimos al reciclaje. Muchas veces, por ignorancia no tenemos los buenos gestos y vale la pena estar bien informados ! Nuestra nevera, acabo en el punto limpio que tenemos cerca de casa. Quién sabe, a lo mejor vuelve a casa en forma de cafetera ? Besos y feliz semana a todos !

 

 

Lois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.